sábado, 4 de febrero de 2017

USO DE SEGUROS EN ODONTOLOGÍA:




Tengo tu SONRISA
 en un rincón 
de mi salvapantallas.




La odontología, como cualquier otro servicio de salud, es un campo en el que se requiere de una interacción especial entre la  o el odontolog@ y el paciente.  Por esta razón, siempre ha sido muy común que la mayoría de nosotros nos atendiéramos con algún odontólogo amigo de la familia o algún  profesional recomendado.


Con el paso de los años y el vertiginoso cambio empresarial esos servicios han ido cambiando también y, hoy en día, para muchos,  se presentan como opción los SEGUROS DE SALUD, tanto en medicina general como en odontología. Sin embargo, cuántos estamos dispuestos  a ser atendidos en servicios  recomendados por una empresa y no por alguien que de primera mano nos ha contado su experiencia?

Sabemos que cuando contamos con un seguro pagamos cuotas mensuales, seamos atendidos o no. De lo que se trata es de estar cubiertos ante cualquier inconveniente o imprevisto y es por ello que, como usuarios,  tenemos las mejores expectativas de atención no solo profesionalmente sino también  con calidez. Pero es esto posible con esta alternativa?




He leído con detenimiento en internet muchas  experiencias de atención y en mi consulta privada, además,  he recibido casos de migración de seguros hacia nosotros por recomendación de algún otro paciente. Por qué sucede eso?  La respuesta es simple: porque la mayoría de seguros usan franquicias para la atención de sus asegurados y, aunque de ninguna manera estoy diciendo que las franquicias no sean buenas,  en definitiva yo defiendo la interrelación que tiene que existir entre un paciente y su dentista; una persona que te conoce, que ha seguido tu caso durante un tiempo y que sabe cuales son tus  requerimientos  y las expectativas que tienes para tu salud y para el resultado de tu sonrisa.




Puede mi seguro ser más económico que un tratamiento con mi dentista particular? Es probable que el precio que está pagando el asegurado a la franquicia o clínica dental de su red sea mucho más costoso que tu dentista de cabecera. Por eso, es mejor informarse primero. Pero que debo hacer si ya cuento con un seguro y no quiero hacer un pago doble? Es muy sencillo: todos los seguros odontológicos tienen la alternativa del reembolso. Debido a que el servicio es muy personal, los seguros ofrecen la opción de que te atiendas con tu odontolog@ de confianza y, luego, ellos te hacen la devolución del dinero, solo tienes que presentar todos los documentos en orden y bajo todas las características requeridas; fichas de seguro, radiografías, informe y facturas o recibo por honorarios a nombre de la aseguradora. Si este es tu caso consúltalo con tu dentista y empieza tu tratamiento con tranquilidad y en las manos que tú consideras son las mejores.


Si tienes alguna pregunta no dudes en escribirnos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario